Monstruos en el armario


A veces los monstruos del armario gritan más de lo que podemos obviar. Porque los mantienes a raya 364 días al año, pero ese día… sí, ese, se toman la revancha y vengan un año de reclusión. Y gritan dentro de tí. Porque eres una persona y no puedes seguir fingiendo que eres una piedra ni un segundo más: A nosotras también se nos corre la máscara de pestañas.

Es curioso cómo cuando los monstruos están en el sótano en lugar de en el armario, y lo escribe Ana Elena Pena, entonces son hasta adorables, indoloros y te dan ganas de sacarlos a pasear.

Pero no. Sientes que has quemado el espíritu del vino, y que no volverá jamás. Síndrome de la Edad de Oro. Sólo queda oscuridad. Angustia que sabes que no se pasará vomitando toda la mierda que llevas dentro. El pasado está muerto y el futuro también.

Pero entonces te vas a dormir para dejar todo eso atrás y la lluvia de la noche arrastra toda la mierda. Y al día siguiente lees que no eres la única en el mundo que flaquea de vez en cuando y sientes que la vida es muy corta y necesitas una lista de cosas por hacer para ir tachándolas:

A %d blogueros les gusta esto: